domingo, 25 de septiembre de 2016

Lluvia




                                                                       

Derraman su agua
los cántaros del cielo,
quitan la sed del viento.


©Encarni Mejides

Tantas vidas..



Tantas vidas..



Tantas vidas he vivido
como pude imaginarme
y todas se las llevo las horas
bajo su falda de sombras,
una me queda, una sola..
me duele vida la boca
de decirle al mundo que contigo..
¡sí contigo hombre, contigo!
quiero cada parte de un instante..
hacerlo eterno, tan mío..
retenerlo entre los dedos
y que no fluya a su antojo,
quiero detalle a detalle
fijar a la memoria del ojo..
la luz que abarca tu rostro,
atraparla entre mis párpados
que el viento no se la lleve..
ni se deshaga en sus manos
como gota de lluvia en septiembre.


Tantas vidas y una sola..
este pecho da cobijo,
una le basta y le sobra..
si la vivieras conmigo.


©Encarni Mejides

martes, 13 de septiembre de 2016

(**)



Polilla inquieta
persiguiendo la luz,
de sombra en sombra.


©Encarni Mejides

Todo está dentro..



Todo está dentro..


Juro que ya intente olvidarte
de todas las formas posibles
e incluso de las imposibles
en este mundo de mortales,
escribí tu nombre en el viento
por si te llevaba consigo
lejos de mis dedos, tan lejos..
que no lo alcanzaran de nuevo
más se enredaba a ellos,
mordí en mi boca los suspiros
hasta casi dejar el pecho
en un hilo de aire, de tiempo
más volvía a tomar aliento
en  cada golpe de latido,
abrí los ojos a las sombras
dejando entre la aurora
aquella venerada imagen,
pero regresaba al instante
de ese abismo sin forma.



Juro que ya intente olvidarte
de todas las formas posibles
e incluso de las imposibles
está dentro, todo fue en balde.



©Encarni Mejides




domingo, 4 de septiembre de 2016

Agárrame fuerte..



Agárrame fuerte..


Agárrame más fuerte
hasta que no le duela
al alma tanta ausencia,
hasta que la piel queme
perdiendo su memoria
de alabastrina gélida,
siempre fue tuyo el pecho..
siempre fue mío el sueño.


©Encarni Mejides

Donde nadie.



Donde nadie...


Ha llegado, tú llegaste..
como quién tiene pa sí
las puertas del cielo abierta
de par en par,
   colándote por delante
de una hilera de emociones
que hacían cola en el viento
ansiando un hueco en mi pecho,
no preguntes, ni me abordes
   que no sé de las razones
pa que esta mujer de arena
perdiera el norte..
en la brújula del sueño.



Donde nadie, ¡Dónde nadie!
ha rozado, tú rozaste..
como quién no tiene miedo
    y sé sabe bendecido
pa besar la piel del alma
aunque to,  tó el mundo rabie,
   y no, no debo dejarte
sin embargo dejo, y quedo..
en manos de la esperanza
de que no me falte el aire
ni se ahoguen mis latidos
cuando te vayas de nuevo..
por donde mismo llegaste.


©Encarni Mejides