domingo, 29 de mayo de 2016

Espejo para alondras



Espejo para alondras




Por tener alma de pájaro
me paso el día en las ramas
haciendo nidos de sueños,
mientras que a esta arcilla
se le van las primaveras
y no ve venir su invierno,
que aún lejos, se le acerca,
se engaña, le engañas vida
el fulgor en las pupilas
que pone alas sin haberlas
cuando es suelo lo que pisa,
camino de ciegos, páramo.




Por sentirme hija del viento
paso las horas perdida
en los rincones de un cielo
desdibujando el celeste,
cuando se apagan auroras
en la memoria del tiempo
y a este pecho le queda
Un aliento de mandrágora,
se miente, miente la gente
su orbe,jaula lastimera..
que pareciera que brilla,
un espejo para alondras



©Encarni Mejides

domingo, 22 de mayo de 2016

Se equivocaba



Se equivocaba...



Está mujer de palabras
al creer que le bastaba..
con morderlas en la boca,
para hacerlas del silencio
sus eternas inquilinas,
se equivocaba...
al pretender de la nada
un cobijo entre sus sombras,
sin pagar por ello precio..
un pedazo de si misma.




Se equivocaba y jamás..
pensó que apostar el alma..
en el limbo de las hojas,
en su universo quimérico
devuelta la llevaría..
a esa primavera de albas,
a ese campo en su mirada,
ahora que  con  voz rota
se ha hecho cuenco de incendios,
sentimientos de cenizas.



©Encarni Mejides

domingo, 15 de mayo de 2016

Esa sombra..



Esa sombra..



Que no es otra que la mía,
se expande sobre si misma
se vuelve desconocida
se encoge,se halla, respira...
suspira, late en la herida.


Esa sombra temblorosa
en el canto de las horas,
se hace más pequeña sola..
muda su verbo en la boca,
se amolda al aire que toma.



Esa que parece viva
y de este cuerpo a medida,
se adentra al agua infinita
de ese mar en sus pupilas,
como náufraga perdida.




A esa sombra no le importa
que el silencio no se rompa,
sabe de lenguas, de idiomas..
de esa caricia ladrona
al pasar bajo la ropa.


©Encarni Mejides

domingo, 8 de mayo de 2016

A humo de pajas


A humo de pajas 



Es que ésta boca
no deja de hablarle
a una quimera
que es de ceniza y viento,
y se engaña ella sola
al tomar sorbos de aire,
como si estos pudieran
sustituir la falta
del aliento que escapa
en esa constante vorágine..
de respirar instantes.



Como a tontas y a locas
es primero nombrarle
y después morderse la lengua,
cuándo de hecho no quiero
aunque a callar me aboca
éste tiempo de frágiles,
de palabras de arena..
de volátiles esperanzas,
cómo ahogar en la garganta
sin saliva, ni un ápice..
¡Un verbo tan grande!




©Encarni Mejides

domingo, 1 de mayo de 2016

Cómo existe..



Cómo existe..


Después de tanto tiempo..
no lo sé, no lo sé,
si preguntan, no digo..
pero tampoco lo niego,
es tan incomprensible
seguir sintiendo al viento
susurrarme al oído,
aquí sigo, aquí sigo...
cuando el aire está quieto
y no mece la hierba,
y el silencio es la lengua
que usa entre sí las cosas,
si lo tengo en la boca
en el verso que rompe..
no lo sé, no lo sé,
quizá no lo recuerde
o esté pecho no quiere..
notar más sus latidos,
como da golpes, golpes..
bajo la carne de Eva.




Cómo está aún en todo
no lo sé, no lo sé,
si lo dicen, lo asiento
pero a la vez lo olvido,
es tan inconcebible
seguir viendo su rostro
en los espejos ciegos, 
en frente, en frente mía,
cuando oscurece el día
y la luz se hace esquiva,
y las horas son sombras
que tiñen las paredes,
si lo noto en los dedos
en el pulso de vida,
no lo sé, no lo sé,
tal vez tanto no duele
o me hice tan de tripas...
corazón que no siente,
que no sé cómo existe,
¡Dentro de está mujer!



©Encarni Mejides