domingo, 8 de noviembre de 2015

¡Aquí!




¡Aquí!



Y sigo aquí,
contando los latidos
de este pecho mortal,
que anhela para sí..
un sueño tan eterno
como esquivo del tiempo,
un bendito suspiro
de destino fugaz.





Aquí,sí, aquí...
acariciando el aire
del vacío a la boca,
intentando sentir
que debajo la ropa
y entre los dedos 
hay algo más que aliento,
o quimeras de frágiles.





Y sigo aquí,
mordiendo del silencio
de su carne agridulce
hambrienta de palabras,
en el medio
de una vaga esperanza 
que nace y se consume
en mí,...en mí.


©Encarni Mejides