domingo, 26 de julio de 2015

Estalla.



Estalla..



En la caja de los latidos
una tormenta de recuerdos,
y me llueve sobre mojado
en los charcos de la memoria,
que no se escape de mi boca..
el estruendo que rasga el pecho
partiéndolo en dos, en el grito
de un verso que lleva su nombre,
dulce escalofrío su aliento..
que fue viajero de este cuerpo..
tan conocedor de sus manos,
¿Cómo renegar de la gloria?
de la cálidez de su abrazo
calma en la entraña de los tiempos,
si siento como se abre paso
en el torrente de las venas
y parte todos los esquemas..
de negarte dentro de mí, hombre,
inútil arrebato en contra
que me estalla en los dedos, 
es el anhelo de hacer cierto
ese sueño de agua y viento.


©Encarni Mejides

Y vienes..




Y vienes..


Sin ser llamado,
sin que te nombre mis labios,
Como quién no quiere la cosa
a despeinarme la memoria
con una sonrisa puesta,
con esa mirada de azules
que se adivina infinita.



Y llegas tardo,
sin premura en ese diario
que pone en orden a las horas,
a desnudarme de historias
el alma de la quimera..
con tus dedos de certidumbre,
con tu abrazo de cercanía.


Y vienes..
Y me desordenas la vida,
como quién no quiere la cosa,
poniendo todo pata arriba.


©Encarni Mejides

domingo, 19 de julio de 2015

En él....




En él....



En su boca de agua, de cimas..
sin que le falte a este pecho
el aire que infla sus pulmones,
ahogarme puedo hasta que muero,
sentirlo pues morir en sueño..
es renacer luego de nuevo,
al alba, al abrir las pupilas,
esas que en él buscan su norte
y una estrella quizá perdida
entre dos mundos paralelos.




En su aliento que lo hago mío..
eterno inquilino de viento
entre las vértebras del verbo,
aspirar puedo hasta que vivo,
notarlo pues vivir al tiempo
en las venas tanta quimera..
de éter, se hace trago de arena,
y aunque pueda resultar desierto
ese cántaro de los besos,
de él bebo, en él pierdo el sentío.



©Encarni Mejides

domingo, 12 de julio de 2015

Libertad



Libertad


Cuán divina utopía eres..
me haces creer que te tengo
y en verdad nunca te tuve.


Ahora sé que jamás dije
si fue mía en está boca,
o de su jaula de grillos
en la garganta de sombras
salió alguna suspiro
en su nombre, en los tantos..
y muchos que te define,
si hice de todo silencio
pá no levantar ampollas
en esos que alzarse dicen
dándose un  golpe en el pecho
que tiran piedras primero
y esconden luego sus manos.



Creí más jamás fue libre
en está memoria de horas...
algún pájaro perdido,
ni tuvo sus alas rotas..
para quedarse en su nido,
cuanto hastío me he tragado,
cuanto de agua,  cuanto de aire..
que quererte sin remedio
sólo me sabe a derrota,
no hay horizonte posible
a estos ojos soñolientos..
aunque arrancar quiera el verbo;
¡Eres grito amordazado!



©Encarni Mejides

domingo, 5 de julio de 2015

Abrázame...



Abrázame...





Ciñeme antes que este cuerpo
se enfríe sin el incendio
     de tu recuerdo
y en las venas el invierno..
    se haga derrota,
    o de esta boca
escape el último aliento
ese que entre las costillas
   "bastión de musas",
  es verbo de mi ventura
  de la caricia bendita.




Y no preguntes de tiempos 
o que fue de ese silencio
   dentro del pecho...
en el hueco de los sueños,
     hazlo no importa
que tus manos sean sombras
o tu cuerpo tul de viento
   sobre esta alegoría 
      a la locura
  a la alegría desnuda
 de sentir en ella vida.






Abrázame como el ciego
a la nada, a su misterio..
    a su secreto, 
   hazlo sin miedo..
al vértigo de las olas
en las yemas de tus dedos,
al latir que se desborda
    bajo la ropa.
   como el profeso 
a la esperanza perdida;
¡A su tierra prometida!


©Encarni Mejides