sábado, 27 de junio de 2015

En las manos..




En las manos..



En un mar de horas
el barco de los versos,
viaja sin rumbo.


©Encarni Mejides

Al mirar



Al mirar




Si al mirar, no la ves
o te parece ausente,
¿Dónde orbitan tus lunas?
¿En que estanque se agitan?
tras que cortina de agua..
se halla escondida
y se hace pequeñita.




Si la tienes en frente..
y se desaparece,
¿A qué abismo te asomas?
¿Porqué arrimas la sombra?
cuando el tiempo visita
el hogar de tus niñas,
y el sueño se detiene.





Si al mirar,no la ves
debe ser que no quieres,
ella no se esconde de nadie
aunque resulte transparente,
y no son tan profundos
esos, sus dos pozos de mundo,
¡Quizá cuando la lluvia amaine!
quizá entonces vislumbres
el brillo de unas luces,
aunque sea por un segundo,
sobre la superficie..
que de ambos son símiles.



©Encarni Mejides

domingo, 14 de junio de 2015

Enemigo íntimo..




Enemigo íntimo..




Me conoce como a mi misma...
tanto o más de lo que quisiera,
a los entresijos del pecho
y  de sus miles de batallas
en negar lo que muerde el alma,
opuesto a esta piel de tiempos
curtida en heridas, en vida..
raya la ausencia y el  deseo
en las entrañas de los sueños...
entre las yemas de los dedos.



Sabe de la boca, de su isla..
de su aliento de agua y arena,
de cada palmo de este cuerpo
hostil al tacto de la sombra..
como fiera, como una loba
protegiendo su territorio,
de su apetencia, de las mías..
antes me lleven los demonios
que a caer en el limbo eufórico
en el sentido de lo indómito.


©Encarni Mejides

viernes, 5 de junio de 2015

Alma



Alma,


Tú que estás hecha de primavera ,
tejida de albas, de hierba fresca,
no dejes que a ti vengan las sombras
como viene el suspiro a la boca.


©Encarni Mejides


A besos...



A besos...



Y si le coso a besos
las heridas al tiempo,
quizá regrese el sueño
sin su latido roto...
a bailarme en los ojos,
a este pecho sin tiento
desprovisto de alientos
de un poco de aire nuevo.



Si a besos recompongo
cada parte de un todo,
podrá volverse gozo..
en los labios resecos
beberse sorbo a sorbo
una taza o dos de silencio,
porque tanto recuerdo
se deshace en hilo poético.





Y si a besos le como..
la boca al miedo,
tal vez mude su vértigo
a otro sitio, otro cuerpo,
que no es ningún misterio
el verso tembloroso..
entre mis dedos,
tiene un nombre, un deseo.



©Encarni Mejides