viernes, 24 de abril de 2015

Mirar atrás.

Mirar atrás..




Mirar con que fin, con que mira..
a la espalda de, de mi misma,
a lo que fuera, a lo de antaño
si a caballo entre lo vencido
y lo batallado anda el viento,
aquel pobre aliento perdido..
abocado a vagar las noches
fuera de este pecho sin tiento,
que en vez de ofrecerle un asilo
lo deja a su suerte, al destino.





A  algo que se quedó tan lejos,
adverbio de un tiempo distinto
al que ahora  vive el latido,
al lugar donde va el sentido
si el verbo desgarra el silencio
y el labio desnuda su nombre,
al viejo jardín de emociones
donde tal vez continua abriendo
sus pétalos la flor del sueño,
para deshojarla en mis manos.






Y quizá no logre, o no atisbe
el alma esperanza posible,
pero ciega la luz que guía..
¿cómo no hacerlo cada día?
sin con ello siento la vida
en el pulso palpitar libre.


©Encarni Mejides

jueves, 16 de abril de 2015

Que te escribo...


Que te escribo...





En ese instante que el recuerdo
viene a estremecerme el alma,
a hacer que este pecho desborde
el aliento de sus pulmones
como un torrente de palabras,
en las páginas de un cuaderno,
a dejar que el corazón hable
de sentimientos, de ilusiones
logrando que la razón calle..
sus trabas, sus limitaciones.



Cada vez que decirte quiero
cuanto amor guardo dentro,
cuantos sueños tejí contigo
deshilándolos verso a verso,
cada poema es ese grito..
que no sale de la garganta
que no escuchas,
pero que clama a la esperanza,
que le pone alas al destino
y un poco de locura.




Que te escribo,
sí, te escribo..
y cada letra es un intento
de detener el tiempo...
de preservarlo entre los dedos,
es enumerar los suspiros
que llevan tu nombre, uno a uno,
es declararle al mundo..
y a la vida que pienso;
¡En borrones de sentimientos!


©Encarni Mejides

Amor en su tiempo


Amor en su tiempo
    




Un latido que este en su punto,
ese que suene tan absurdo..
y no deje el pecho desnudo,
una pizca de ilusión vaga..
con un medio tercio de mana,
mezclar, hacer una amalgama
algo dulce con un toque agrio
con ese regusto en los labios
de querer más, de hacerlo un hábito,
alimento de cada día,
que de hambre no muera la vida
ni le falte el sueño a la misma.




Dos puñados de alientos puros,
tres gajos pequeños del fruto
del árbol del vientre del mundo,
un poco de deseo, de alma
con migas de locura sana
y un cuarto de alegría en taza,
tomar sin prisas, bien despacio
si es posible que sea a diario,
que el cariño es como el pan ázimo
si le falta alguna caricia,
no olvidar poner en su lista...
amor en su tiempo,a medida.



©Encarni Mejides

martes, 7 de abril de 2015



Dos puntos vagos
de infinito celeste,
se llena el alma.


©Encarni Mejides

Entre las piernas.




Entre las piernas..



Entre las piernas,lo ignoto..
lo que escapa a su tiempo,
háblale lengua de fuego
de la hoguera del limbo,
al fiel  amante de barro,
de lo que oculta a sus ojos,
la entraña de los deseos
donde se queman los dedos
y en el labio se hace grito;
!Diálogo de aliento, orgasmo!




Entre los muslos, un río..
tan salvaje como manso,
en el cauce de las manos,
torrente ardiente en la sangre
el anhelo de su cuerpo,
hombre desnudo, perdido,
en el edén olvidado..
de los placeres paganos,
porque en ti, el verbo es de carne;
!Y en mí, polvo de silencio!



©Encarni Mejides