martes, 23 de diciembre de 2014

Segundo a segundo




Segundo a segundo...



Pasa por delante la vida..
de estos ojos cansados
de contar sus pasos vencidos
en la cajita donde asimos..
eso a lo que llamamos tiempo,
a veces tan breve, un suspiro..
que llega, respiro y se ha ido,
cuando más de el  se necesita..
el viejo truhan anda de prisa.



Segundo a segundo...


Desaparece a hurtadillas
bajo la sombra del ocaso..
aledaño al son del latido,
dejando pediente de un hilo
una palabra,un beso, un sueño....
en los labios, en el sentido,
párate, quédate conmigo..
que aún vaga en tus manecillas
la alegría de una chiquilla.


©Encarni Mejides

Libre..


Libre...



Me pienso libre, como el viento
pájaro de sueño sin nido..
que no está sujeto a un mismo sitio,
no importa cuantos horizontes
se desdibujen en los ojos
peregrinos de una esperanza
inagotable aunque perdida
en los lindes de la memoria,
pues cosida el ala al costado
que todo aguanta, siempre vuela.




Me pienso libre, como el agua
caballo salvaje de río..
que trota hacía donde quiere,
hasta sentir que viene y va en las venas
esa corriente del destino,
da igual cuantas rocas emerjan
desde el lecho a la superficie
pues imparable es el latido..
dentro de este pecho desnudo
que a todo le encuentra sentido.


©Encarni Mejides



Voy.





Voy...



Más allá de esa virgula que hende
la simetría entre lo celeste
y el haz amarillento del día,
hacía donde siempre me lleva
el paso silencioso del sueño 
cuando cierro los ojos despierta
atrapando en ellos el momento,
al valle de mieses quebradizas
que es el tiempo en está mente
la cual las detiene o mece..
como si esta fuera calma o viento.




Voy adonde la esperanza crece
junto a todos los amaneceres,
al lugar en el cual él habita
y esta mujer tanto anhela
que por llegar a verlo de nuevo...
borra distancias, dibuja puertas,
le abre ventanas al pecho,
hacía donde fluye la vida
en la constante impaciente
del pálpito latiendo  en las sienes;
que espera con los brazos abiertos.



©Encarni Mejides

sábado, 13 de diciembre de 2014

Su nombre es..



Su nombre es ....




Ni más grande, ni más pequeño
que este universo, o ese seno
que alberga dentro cada aliento..
cada suspiro, cada sueño,
como una vela casi ardida..
se extingue el tiempo de esta vida
y puede que nunca te diga
esa palabra adormecida
en el cajón de los latidos, 
quizá no aflore a estos labios
el lenguaje de su sentido...
aunque entre versos esté escrito,


                   Y ..
       A garabatos el cuaderno..
       muestre el verbo que sin medida
       oscila y crece cada día, 
       rasgando el  por de sus  motivos.

                
             
Su nombre es grabado de fuego..
en esta piel hecha de anhelos,
en esta mujer de recuerdos
que tiene el corazón al viento,
tal vez siempre quede perdida..
entre las vértebras torcidas
y  las entrañas prohibidas
esa mariposa cautiva..
en este pecho de destinos,
si en el silencio no lo grito
no es que no sienta su quejío...
partírme en dos el regocijo.


©Encarni Mejides



Hacer una pausa.




Hacer una pausa...





Un alto, sosegarme el alma..
dejar atrás esa rutina
de necesitar su recuerdo..
como balón de oxígeno
en estos pulmones de barro
que asfixia cualquier alegría,
detenerme a escuchar el sonido
el latir de mi propio pecho..
sin el son bullicioso de cemento,
preguntarme cuantos sueños tuvimos
de aviones de papel, llenos de versos
¿O Cuantas horas malgastamos?
en echarlos a volar en el viento..
con el anhelo  de un encuentro,
¡Pobre y loco corazón mío!





Hacer un paréntesis en el día
con tan sólo cerrar los ojos,
aunque se escapen de las manos
en un breve instante, uno sólo..
los últimos rayos del alba..
y el cielo se apague despacio
en el horizonte de la añoranza,
cuando el silencio me acompaña,
que nada perturbe la calma
ni rompa su hermosa armonía,
que al volver el ruido a mi vida,
quizá tenga que  dejar que se vaya...
ese suspiro de esperanza,
aunque me falte en la garganta,
¡La palabra y el aliento!



©Encarni Mejides

Más allá de mí..



Más allá de mí..





De este recipiente de vida..
nace una nueva primavera,
ya llega, ya viene vestida
con su túnica de hierba y flores,
con su alma de mujer querida..
bendecida de sensaciones,
llena de gracia, de emociones,
y oigo ese latido de tierra..
la voz de agua en su boca párvula,
trinar al pájaro sin jaula
en la garganta de los hombres.





Más allá de mí, de esta arcilla..
molde de tiempos, de quimeras,
ya  llega, ya torna tranquila
con las manos llenas de dones
y con sus alas extendidas
sobre una aurora de ilusiones,
tú, inspiración de pensadores..
eterna musa de poetas,
que alborotas todo sin pausa
y me haces mariposa incauta,
en el brillo de tus colores.


©Encarni Mejides

martes, 2 de diciembre de 2014

MeMoRia..


MeMoRia...




Hecha de recuerdos, de tantos..
como me permite la vida..
ír guardando en esa cajita
que parece no tener fondo,
la que mis manos desordena
en busca de momentos, de horas..
de aquellas semillas del tiempo
que una vez fueron primavera
en la tierra de los alientos,
aunque no sé si allí están todos..
o de todos algunos quedan.





¡Ella!, hecha de seres de arena..
de historias viejas en la boca,
de sombras en un mundo blanco
tan etéreo e impalpable...
como sus pájaros de viento
a los ojos de la quimera,
esos espejos de agua, lagos...
de luciérnagas escondidas
entre nenúfares flotantes,
ella..ese vacío tan lleno..
en este barro de emociones.



©Encarni Mejides

No está ausente..

Fotografía propiyalo


No está ausente..




Aunque no lo hallen mis ojos
tras la luz de la mañana..
en los cristales al patio
de la alegría dormida,
lo recrea esta terca memoria
que no me abandona, ni me deja..
desterrarlo de una vez por todas
de ese juego de las sombras
sobre las paredes blancas,
ni hacer que sea de polvo
cada gota de aquel sueño..
para que lo barra el viento
de las esquinas del alma.




No está presente...



Lo sé, lo sabe este pecho
no se engaña, ni se miente
por más que parezca lo contrario..
lo dice el silencio de estos labios,
pero en cada palpito del tiempo
como si fuera un canto de sirena..
puedo oír su voz serena
llamarme y hablarme a la espalda,
no deliro, ni estoy loca..
sin estar,  está en cada palabra
en todo lo que le da sentido
a está mujer de alientos perdidos..
a está vida que se me desborda.



©Encarni Mejides

Pasa el viento





Pasa el viento...



De su voz en los oídos
queda la promesa de aire,
un murmullo suspendido..
que se ira desvaneciendo
entre la vida y el tiempo.




Pasa el viento


Y de sus sueños tan frágiles
sólo huérfanos pajarillos
en las manos del invierno,
que al abrigo mantenerlos.. 
cuesta, roto los bolsillos.




Pasa el viento..,



De su tacto de éter ígneo
sobre la piel de este cuerpo
ni un mísero escalofrío,
se sabe el pecho furtivo..
mendigo en tierra de nadie.



©Encarni Mejides