sábado, 26 de julio de 2014

¿Qué tienes en la piel?

Fotografía by NataliaDrepina




¿Qué tienes en la piel?



Que atrapaíta en su esencia
al parpadear el día...
está la memoria mía,
y huele a gloria bendita
azahar, a canela en rama
a hierbabuena , a tomillo
en los pasillos del viento,
que se desgrana en palabras
envuelta entre mil suspiros..
la letanía del sueño,
y en la boca a BienMesabe
a almendra, azuquíta..
al café de la mañana
en la puerta pá la calle,
queda el gusto de comerselo a besos.




Ay, que tienes, dímelo hombre
verbo de mis emociones,
que es sentirte pegaíto
y agolparse los latidos
uno tras otro en el pecho
mudando a torbellino de pasiones, 
que se me queda en los dedos
el aliento de su deseo a tiras
y ese fuego en las entrañas
de sentirlo, y no sentirlo,
si es morirse de sed, de hambre..
hasta sentir que se te va la vida..
teniendo justo delante
los bienes del paraíso,
pá colmar de todo el alma.


©Encarni Mejides


Tú me quieres...


Fotagrafía by ezorenier


Tú me quieres...




Tú me quieres semejante
a ese sueño que forjaste 
en el hueco de un latido,
al halo de un espejismo
tan bendito como ciego..
en las retinas del tiempo.



Estación de primavera..
abriles de lluvia fresca
en la palma de las manos,
crédula,un alma de cántaro
tan perdida cual teseo
en la odisea de homero.



Yo me quiero tan distante
de esa quimera del hambre
en el vientre del abismo,
al hilo de un laberinto
tan de hielo cual de fuego
en las entrañas del cuerpo.



Estación de rama seca...
otoño de hojas secretas
en la boca de los años,
cántico, trino de pájaro
tan vivaz como sereno
en el bosque de los vientos.




Tú me quieres de una forma..
yo me quiero ajena, sombra.


©Encarni Mejides

Y el sueño, sueño será...


Y el sueño, sueño será..




Si parecías tan cierto,
al alcance de los dedos..
¿cómo podías no ser ese verbo?
de carne,de hueso y deseo..
que sentía entre mis brazos
temblando bajo las sábanas,
o el suspiro al otro lado
de la espalda de la cama
que queda sobre la almohada
cuando la noche tímidamente huye
del rubor de la mañana,
si acaso fuiste mero transeúnte
en la boca de los vientos..
en los cristales del tiempo,
¿Cómo podías no ser aquel hombre?
que entre sombras desnudaba
cada palabra del alma,
o el palpito de emociones 
patente dentro del pecho,
aunque tenerte en las manos
creyera está pobre ilusa,
no eras materia, ni barro
sólo un aliento hecho musa,
mucho el corazón se empeña
y el sueño, sueño será.


©Encarni Mejides





jueves, 17 de julio de 2014

Estoy en ti



Estoy en ti..


Estoy en ti,en el aliento..
que nace y escapa del pecho
cuando tus ojos se pierden
invadidos por el sueño
en los vértices del techo,
en ese nombre que muerdes
y callas entre los dientes
mitad caramelo,mitad salobre,
que cual niño estás ávido
de llevártelo a los labios;
¡Ay no, no lo niegues hombre!




Estoy en ti, en el lenguaje
mudo de la piel desnuda..
en el verbo de tu carne
en el río de la sangre..
mi cuaderno,pluma y musa,
cuando el deseo es locura
y me adhiero a la cintura..
del viento de medianoche,
mitad ciclón, mitad plácido..
en los dedos pasionarios;
¡De está mujer de emociones!



©Encarni Mejides



Mi vergel..


Mi vergel..





Tengo un huerto de quimeras
en aquel patio trasero..
de la casa de los tiempos
al abrigo de todos los inviernos
que por llegar aún queda,
cuando la mañana duerme su nana
y la luna se despierta
tras la tapia del silencio
se abren retoños de viento
entre sus enredaderas,
campanitas de sentidos
impregnadas de rocío
de lluvia fina del alma..
sutil almizcle de albahaca
e hierbabuena, a esperanza nueva.




Un jardín de primaveras
semillas de alegrías y tristezas
los momentos florecidos
y los que por brotar quedan,
de frutales colmaditos..
tantos dulces como amargos,
de versos a bienmesabe..
en el filo de la boca,
de espinas en los rosales..
de pétalos deshojados
en los dedos de un te quiero,
de rincones soleados
y parterres a la sombra
donde la mente reposa,
mientras la vida sigue en movimiento.


©Encarni Mejides

Maldita sea


Maldita sea...




Ya intuía antes de ahora
pá que negar lo evidente,
que sí faltabas al alba
devorarían las sombras
tan hambrientas de silencio.. 
cada esquina de la alcoba,
¿cómo seguir respirando?
si pá estos pulmones siempre
fuiste el aliento, aire fresco..
esa caricia a la espalda,
esa grata sensación tras la nuca
al saberte contemplarme desnuda.




Sabía aunque no lo daba por hecho
que sí el sueño abandonaba
a este cuerpo en el olvido,
desnudo el pecho de amparo
de un pedazo de la vida
huérfano dejaba al labio..
del lenguaje de los versos,
pá que descifrar el tiempo
entre golpes de latidos 
si vacío está el diario
de momentos, de tus besos;
¡Maldita sea mi suerte!


©Encarni Mejides

miércoles, 9 de julio de 2014

A dos pasos...



A dos pasos...



Acércate un poco más, más cerca..
que ni el aire tenga sitio
entre tu cuerpo y el mío,
voy a decirte al oído
antes de que los labios lo muerda
y se deslize garganta abajo
lo que el tiempo guarda en este pecho,
tú no digas nada, calla
deja correr las palabras..
que ahora quiero mudar el sueño
de patio, de la casa, de cuarto.. 
puede que más tarde me arrepienta.




Arrímate sin dudar, más cerca
que tiemble el suelo si quiere..
o se enoje el cielo al vernos,
si llueve o nos cae la tormenta
que sea bajo el mismo paraguas,
quizá la voz del mundo lo niegue
y le vaya el viento acorde 
en que mejor es callar, o ser cauta,
¿cómo a tenerse a dichas razones?
o ver pasar la vida de lejos
cuando el destino se halla en la inopia..
a dos pasos de la gloria.



©Encarni Mejides

Tengo tanto...




Tengo tanto...




De mujer como de niña
ambas dentro de este cuerpo,
adulta para afrontar cada reto
que me ponga por delante la vida
aunque duela en los costados,
y a la vez cual chiquilla temerosa
me amparo bajo las faldas del tiempo
agarrándome con fuerza a su mano,
tanto de invierno desnudo 
como de primavera revestida,
de costumbre inveterada
tal de cambio repentino..
que yo misma me sorprendo
y me conozco o no, a ratos,
tanto de hecho cual de sueño..
verbo en las horas del día,
aliento de lo imposible
en los labios de la aurora,
tanto trigo en los bolsillos
como pájaros en vuelo,
de sensata como de ida
cada cosa en su precisa medida,
cuerda para seguir firme
en la promesa, en la palabra dada
de no correr tras el viento..
que este prosiga su curso,
apesar de amarlo de esta manera
tan perdidamente, como una loca.



©Encarni Mejides

No puedo más...



No puedo más...





Mantener la esencia de ese sueño
encerrada en el cristal del tiempo,
fuimos dos cuerpos, una única alma
en este pecho abierto al delirio,
un silencio roto en dos palabras..
en los labios de las sombras,
en está mujer que te adoraba
y otorgaba lo que fuera
por mantener el aliento vivo..
apesar de los vientos en contra.



Ahora ya me faltan las fuerzas
y lo que pensé eterno, se agota..
somos polvo disuelto en la nada
de una batalla de sentimientos
sin victorias o derrotas..
en el campo del destino,
cenizas de una hoguera apagada
en las entrañas del desaliento,
dos corazones y dos latidos
de un paraíso desvanecido.



©Encarni Mejides