martes, 23 de diciembre de 2014

Segundo a segundo




Segundo a segundo...



Pasa por delante la vida..
de estos ojos cansados
de contar sus pasos vencidos
en la cajita donde asimos..
eso a lo que llamamos tiempo,
a veces tan breve, un suspiro..
que llega, respiro y se ha ido,
cuando más de el  se necesita..
el viejo truhan anda de prisa.



Segundo a segundo...


Desaparece a hurtadillas
bajo la sombra del ocaso..
aledaño al son del latido,
dejando pediente de un hilo
una palabra,un beso, un sueño....
en los labios, en el sentido,
párate, quédate conmigo..
que aún vaga en tus manecillas
la alegría de una chiquilla.


©Encarni Mejides

Libre..


Libre...



Me pienso libre, como el viento
pájaro de sueño sin nido..
que no está sujeto a un mismo sitio,
no importa cuantos horizontes
se desdibujen en los ojos
peregrinos de una esperanza
inagotable aunque perdida
en los lindes de la memoria,
pues cosida el ala al costado
que todo aguanta, siempre vuela.




Me pienso libre, como el agua
caballo salvaje de río..
que trota hacía donde quiere,
hasta sentir que viene y va en las venas
esa corriente del destino,
da igual cuantas rocas emerjan
desde el lecho a la superficie
pues imparable es el latido..
dentro de este pecho desnudo
que a todo le encuentra sentido.


©Encarni Mejides



Voy.





Voy...



Más allá de esa virgula que hende
la simetría entre lo celeste
y el haz amarillento del día,
hacía donde siempre me lleva
el paso silencioso del sueño 
cuando cierro los ojos despierta
atrapando en ellos el momento,
al valle de mieses quebradizas
que es el tiempo en está mente
la cual las detiene o mece..
como si esta fuera calma o viento.




Voy adonde la esperanza crece
junto a todos los amaneceres,
al lugar en el cual él habita
y esta mujer tanto anhela
que por llegar a verlo de nuevo...
borra distancias, dibuja puertas,
le abre ventanas al pecho,
hacía donde fluye la vida
en la constante impaciente
del pálpito latiendo  en las sienes;
que espera con los brazos abiertos.



©Encarni Mejides

sábado, 13 de diciembre de 2014

Su nombre es..



Su nombre es ....




Ni más grande, ni más pequeño
que este universo, o ese seno
que alberga dentro cada aliento..
cada suspiro, cada sueño,
como una vela casi ardida..
se extingue el tiempo de esta vida
y puede que nunca te diga
esa palabra adormecida
en el cajón de los latidos, 
quizá no aflore a estos labios
el lenguaje de su sentido...
aunque entre versos esté escrito,


                   Y ..
       A garabatos el cuaderno..
       muestre el verbo que sin medida
       oscila y crece cada día, 
       rasgando el  por de sus  motivos.

                
             
Su nombre es grabado de fuego..
en esta piel hecha de anhelos,
en esta mujer de recuerdos
que tiene el corazón al viento,
tal vez siempre quede perdida..
entre las vértebras torcidas
y  las entrañas prohibidas
esa mariposa cautiva..
en este pecho de destinos,
si en el silencio no lo grito
no es que no sienta su quejío...
partírme en dos el regocijo.


©Encarni Mejides



Hacer una pausa.




Hacer una pausa...





Un alto, sosegarme el alma..
dejar atrás esa rutina
de necesitar su recuerdo..
como balón de oxígeno
en estos pulmones de barro
que asfixia cualquier alegría,
detenerme a escuchar el sonido
el latir de mi propio pecho..
sin el son bullicioso de cemento,
preguntarme cuantos sueños tuvimos
de aviones de papel, llenos de versos
¿O Cuantas horas malgastamos?
en echarlos a volar en el viento..
con el anhelo  de un encuentro,
¡Pobre y loco corazón mío!





Hacer un paréntesis en el día
con tan sólo cerrar los ojos,
aunque se escapen de las manos
en un breve instante, uno sólo..
los últimos rayos del alba..
y el cielo se apague despacio
en el horizonte de la añoranza,
cuando el silencio me acompaña,
que nada perturbe la calma
ni rompa su hermosa armonía,
que al volver el ruido a mi vida,
quizá tenga que  dejar que se vaya...
ese suspiro de esperanza,
aunque me falte en la garganta,
¡La palabra y el aliento!



©Encarni Mejides

Más allá de mí..



Más allá de mí..





De este recipiente de vida..
nace una nueva primavera,
ya llega, ya viene vestida
con su túnica de hierba y flores,
con su alma de mujer querida..
bendecida de sensaciones,
llena de gracia, de emociones,
y oigo ese latido de tierra..
la voz de agua en su boca párvula,
trinar al pájaro sin jaula
en la garganta de los hombres.





Más allá de mí, de esta arcilla..
molde de tiempos, de quimeras,
ya  llega, ya torna tranquila
con las manos llenas de dones
y con sus alas extendidas
sobre una aurora de ilusiones,
tú, inspiración de pensadores..
eterna musa de poetas,
que alborotas todo sin pausa
y me haces mariposa incauta,
en el brillo de tus colores.


©Encarni Mejides

martes, 2 de diciembre de 2014

MeMoRia..


MeMoRia...




Hecha de recuerdos, de tantos..
como me permite la vida..
ír guardando en esa cajita
que parece no tener fondo,
la que mis manos desordena
en busca de momentos, de horas..
de aquellas semillas del tiempo
que una vez fueron primavera
en la tierra de los alientos,
aunque no sé si allí están todos..
o de todos algunos quedan.





¡Ella!, hecha de seres de arena..
de historias viejas en la boca,
de sombras en un mundo blanco
tan etéreo e impalpable...
como sus pájaros de viento
a los ojos de la quimera,
esos espejos de agua, lagos...
de luciérnagas escondidas
entre nenúfares flotantes,
ella..ese vacío tan lleno..
en este barro de emociones.



©Encarni Mejides

No está ausente..

Fotografía propiyalo


No está ausente..




Aunque no lo hallen mis ojos
tras la luz de la mañana..
en los cristales al patio
de la alegría dormida,
lo recrea esta terca memoria
que no me abandona, ni me deja..
desterrarlo de una vez por todas
de ese juego de las sombras
sobre las paredes blancas,
ni hacer que sea de polvo
cada gota de aquel sueño..
para que lo barra el viento
de las esquinas del alma.




No está presente...



Lo sé, lo sabe este pecho
no se engaña, ni se miente
por más que parezca lo contrario..
lo dice el silencio de estos labios,
pero en cada palpito del tiempo
como si fuera un canto de sirena..
puedo oír su voz serena
llamarme y hablarme a la espalda,
no deliro, ni estoy loca..
sin estar,  está en cada palabra
en todo lo que le da sentido
a está mujer de alientos perdidos..
a está vida que se me desborda.



©Encarni Mejides

Pasa el viento





Pasa el viento...



De su voz en los oídos
queda la promesa de aire,
un murmullo suspendido..
que se ira desvaneciendo
entre la vida y el tiempo.




Pasa el viento


Y de sus sueños tan frágiles
sólo huérfanos pajarillos
en las manos del invierno,
que al abrigo mantenerlos.. 
cuesta, roto los bolsillos.




Pasa el viento..,



De su tacto de éter ígneo
sobre la piel de este cuerpo
ni un mísero escalofrío,
se sabe el pecho furtivo..
mendigo en tierra de nadie.



©Encarni Mejides




viernes, 21 de noviembre de 2014

Noviembre...



Noviembre


En los bolsillos
con un puñado de hojas,
se marchó octubre.
Y se queda noviembre
sin pájaros de sombras.



©Encarni Mejides

Solamente...




Solamente...



Ya comprendo está suerte mía
de ser naúfraga en cemento,
pájaro sin alas, ni cielo,
de cobijar en los costados
el latido de un mundo viejo..
apagándose en sus heridas,
en las entrañas de un desierto,
espejismos de aguas de dicha.





Que consagrarse solamente
en cuerpo y alma, a una vida..
sin volver a mirar atrás..
a ese tiempo a la espalda,
a no seguir buscando 
en el cajón de los recuerdos
un suspiro para este pecho,
un algo que llevarse al labio
hambriento de esperanza,
y esperar sin nada en las manos
apenas un resto del sueño
deshaciéndose en la mirada,
cansa pero que todo pasa.






Ya comprendo está suerte mía
de ser eva sin paraíso,
mujer de caminos perdidos,
de proteger entre los brazos..
al niño,al hombre, al hijo,
como leona enfurecida,
de parirle a la luna verbos;
¡Cuando la noche está encendida!


©Encarni Mejides

Des-entrañas.

Fotografía -Alexmix by Erich Sayers


Des-entrañas....



Lo hecho de misterio, de muchos..,
de órganos , de huesos, de carne..
de almas, de vidas, de mitades,
parto del vientre de los tiempos
esa hija nonata del mundo ..
obra del amante de sueños,
des-velado el jardín de justos.




Lo urdido de luz, de sentidos
de la voz muda, de las sombras,
de las líneas de una boca
dilecta del suspiro incierto....
ese errante viento de auroras
venerado dentro del pecho,
des-cubierto tul de latidos. 




Lo engendrado de sal, de barro
de silencios, de las palabras..
de retazos, de hilos de nada,
mujer de asilo en los brazos...
ese hogar bienaventurado,
ese cántaro de agua limpia,
des-prolijo trago  a delicia.



Des-entrañas de fe, de fuego
de oculto templo del deseo.



©Encarni Mejides

martes, 11 de noviembre de 2014

El poeta a la musa...





¿A dónde fuiste?
Diosa de la palabra
que ciego quedé.


En el rincón
de las ínfulas pálidas
yace mi voz.


Mi musa amada
regresa a mis sentidos
y suene la luz.


©Carlos Jorge Garcia--©Encarni mejides

En la curva de su boca.


by Jillian Xenia


En la curva de su boca...




Donde habita la alegría
se ha dormido la sonrisa..
de aquel vivaracho niño,
díme vida, ¿Está contigo?
en ese ángulo perdido...
del aliento y el suspiro,
o entre el olvido y el tiempo
de aquellos añejos sueños
en el cajón de todos los latidos,
¡sabe el haz de sus pupilas!
¿por qué vaga de puntillas?
por las líneas del habla...
casi escondida del alba,
ajena al trino del pecho,
cual pajarillo de invierno,
que de paja hizo su nido
y los pulmones del viento,
¡Se llevo el canto consigo!



©Encarni Mejides

Cuando llega la noche.


by Bogna Altman



Cuando llega la noche...



¡Tú, hombre!,mi sombra de día..
a pesar de tanto tiempo
despiertas la voz dormida
en la entraña del silencio
y su cántico de viento...
se hace suspiro en la boca
de ésta terca soñadora,
por mucho empeño que ponga
en despojarse el sentío...
de todo lo que ha vivido,
de cada instante contigo,
no dejas de ser el verso..
en las yemas de los dedos,
ni ese vivaracho incendio
en el pecho y en sus venas,
¡Cuánto ardes, cuánto me quemas!




¡Ay!, cuando llega la noche
y todos los gatos maúllan..
en el balcón de la luna
descalza por los tejados,
tú, numen de agua y arena..
empapas las emociones,
la isla de orilla desnuda,
su paraíso de tierra,
tanto que calas el cuerpo,
su carne,piel de pasiones..
y me lates desbocado
en el pulso de las manos,
en el pálpito del cuello,
que locura, que fortuna..
olvidarte no me deja;
¡Aunque robes el aliento!




©Encarni Mejides

Afín


Fotografía  by Harun Mehmedinovic 



Afín...



Consanguínea del tiempo,
pues soy hija de las horas..
del padre de su memoria,
descendiente del deseo..
del vientre de esa locura
que del sueño le hizo verbo
bajo la piel de está ropa,
la caricia de unos dedos
sobre la espalda del verso..
y en el talle de la aurora,
cálido aliento de euforias.





Unida al viento que besa
la orilla de su distancia..
suspiro de sal y arena
en el pecho de sirena,
a la voz que no le nombra
en esta isla solitaria 
pero le tiene en su boca
y en el flujo de las venas...
como bendita plegaria,
que es el lecho de su roca..

donde mi vida reposa.




©Encarni Mejides

lunes, 3 de noviembre de 2014

El tiempo que queda...




El tiempo que queda


De poco vale
si echas un  gesto, un sueño
a la basura.
Cuantos abrazos rotos
entre tantas miserias.


©Encarni Mejides

Hazme sentir..




Hazme sentir..




Que puedo respirar de nuevo
llenando los sacos de viento..
sin ahogarme en la sal del tiempo,
por que no sé como sigo soñando
ser sirena..,quizá esa Ofelia
entre las aguas del recuerdo..
en esa inconsciencia poética
de tenerte de aliento eterno,
cuando la vida de los labios
se me escapa como un lamento
desde lo profundo del pecho.



      


            Hazme creer que puedo ver
             la luz de todas las auroras
             bajo el velo de un mundo ciego,
             el celeste extinto de un cielo
             en las pupilas de la sombra
             perdida en la memoria loca,
             que agora el alma desvanece
             su esencia, su verbo, su verso..
             en el aquel que no habla, ni siente,
             e inútil resulta coserme...
             las alas rotas a la piel.




©Encarni Mejides





Más que nunca




Más que nunca..


En este mismo momento 
que la voz duerme en los labios
casi sin aliento,
y del costal se desgarra
la piel, las alas, el alma..
me parece que el latido
le dice bajito al pecho
no te rindas.., no te rindas...
dame viento, dame vida.


¿Cómo lo hago?


si más me duele en el cuerpo
los embates de naufragios
los restos del sueño,
y de arena las palabras
se vuelven en las entrañas,
que en la nuca el pálpito
se iguala a un beso de hielo..
y más que nunca perdida
vago las horas del día.



©Encarni Mejides

martes, 28 de octubre de 2014

Echaré a volar





Echaré a volar...



Cuando se aquiete el invierno
en los brazos del olvido...
y  lo acompañe el silencio
con su extraño canto mudo,
en el momento que el viento
mude la casa del sueño
y duerma el resto del mundo
al otro lado del alba.


En el tiempo que el latido
tome sentido en la nada..
    y el alma no tenga vértigo.



©Encarni Mejides



Tan distante y callado..



Tan distante y callado..



Y aún así tan cercano
que casi puedo sentirlo
como el abrazo del alba..
sobre la piel del delirio,
como el hálito del viento 
acariciando la espalda...
hasta estremecerme todo el cuerpo,
de esa manera que el tiempo
suele hacer con los momentos
en cada hueco de esté pecho,
tanto que me late dentro..
en la sangre de las venas 
y en el pulso de las manos.

                        
                       Lejano sí, a la vez tácito.


Y aún así a escucharlo
pueden llegar mis oidos,
como el pájaro que canta
en la jaula del vecino,
como la voz de los sueños
tan perdida en la mañana..
entre las nubes del cielo,
de ese modo que el anhelo
suele hacer con el recuerdo..
de él un hablante en los versos,
tanto que nombran mis dedos
el pálpito entre las vértebras 
y el secreto más amado.



©Encarni Mejides

Si te marchas...



Si te marchas..



Llévate contigo...
mi memoria de agua.


Que la nada quede, nada..
en ese hontanar donde manaba
el inmenso caudal de recuerdos,
porque tantas gotas derramadas
se hicieron sal en la boca,
como rocío de madrugada
sobre la piel de la sombra,
en el jardín de los sueños,
que lo prefiero seco.



Si es que te vas
llévate contigo...
mi esperanza párvula.



Que se abran de una vez, se abran
las ventanas ciegas de mañanas
al horizonte despierto,
tanto sentía crecer las alas
en la espalda de las horas..
cuando el viento la tocaba,
como crujir las vértebras rotas
si los pies pisaban suelo,
que de par en par las quiero.



Si te marchas
llévate contigo..
esta alma sonámbula.



©Encarni Mejides

domingo, 19 de octubre de 2014

Paisaje



Paisaje...



La esfera anaranjada
colgante entre las nubes
cuando corren las horas
se pierde tras las sombras
de  llamas apagadas..
agotada de azules.


Se adivina la tarde,
en el tostado cielo
y en el suave aleteo
de aquellas alevillas
agitando las briznas
en su fuga  danzante.



©Encarni Mejides

Te propongo un cambio..



Te propongo un cambio..




Una vuelta de tuerca al tiempo
que perdimos buscando auroras
más allá de cualquier invierno..
donde tan sólo había sombras,
yo no diré está boca es mía..
ni tú cuanto cuesta la vida,
si de hecho se queda tan corta
cuando al sueño se le abandona
a falta de cualquier aliento.
en las esquinas de los miedos.





Te propongo un pequeño trueque..
todos tus latidos perdidos
por cada sentido que albergue
dentro de este pecho dormido,
yo daré paso a la alegría
y tú harás sitio a la osadía,
que entre suspiros y suspiros
se van las ganas de sentirnos,
da igual lo que el mundo piense
si contigo está mujer siente.


©Encarni Mejides


Vuelo

Fotografía by robby_cavanaugh

Vuelo..


           Vuelo,me da alas..
    el empuje a la espalda,
    la vida,la esperanza..
    y el sentir más allá
    de este verbo de barro
    al suelo del mundo apegado,
    ese que nada cambia
    ni su mudez, ni mi constancia.




Sin límites,de azul de cielo, 
de verde campo, de ocre tierra,
de anaranjados horizontes..
de albos astros,de bruna noche,
cuando abro el cajón de los sueños
y de entre los dedos se escapan
esos pequeños pajarillos
de la memoria de los vientos,
un aleteo de palabras,
una bandada de suspiros,
de este corazón de poeta
que en el labio se torna aliento.




©Encarni Mejides

jueves, 9 de octubre de 2014

Su rostro.


Su rostro...




Ha pasado tanto tiempo..
que olvidé si alguna vez
fue de piel entre los dedos,
o si acariciaron sombras
en las paredes del viento,
si me quitó aquella boca..
en un beso hasta el aliento
o fue el sueño de una loca,
ahogándose como un pez..
dentro de un estanque seco.




No sé si queda recuerdo 
en los espejos de arena,
o en el cajón de secretos..
al fondo de la memoria,
o si como dicen es cierto
que en el jardín de magnolias
siguen brotando deseos,
si esta mujer melancólica
cansada de barro y letras..
torno de piedra su gesto.


©Encarni Mejides

De Tanta añoranza.




De tanta añoranza..



Usé aquellos locos sueños
cada vez que me faltaba..
el aire dentro del pecho
y sentía irse la vida
en días sin esperanza,
    ¡cuánta ausencia desmedida!
cuanta nostalgia causada,
vertida en una amalgama
de palabras, de alma.



De tanto evocarlos siento..
el desgaste en la memoria
de la imagen del recuerdo,
la sombra pasó a ser luz
y ésta a una nada hipnótica,
    ¡cuándo se apagó el azul!
cuando la tierra ilusoria
sin la lluvia metafórica
dejo de ser pródiga.


©Encarni Mejides

Ni en sueños..



Ni en sueños...



Ni robándole a la mañana
la luz de sus candiles albos
o todos las horas al tiempo..
acude la noche a mis brazos, 
presta, mucho antes de lo previsto
a ocultarse bajo las sábanas
inquieta de tanto silencio
en los recovecos del viento,
y es que anhelo hallarlo en las sombras..
de los párpados de la luna,
en los hechos acompasados
de la memoria y  la locura,
deambulando en mi cabeza
como fue siempre, más que nunca..
¿Dónde te perdiste esperanza?
pálpito en el pecho de arena
que ni en sueños siento tu aliento.


©Encarni Mejides


jueves, 2 de octubre de 2014

Tan cerquita



Tan cerquita...



Tan cerquita del latido
en el hueco de un suspiro,
que es espirar a deshora
sin tiento, como una loca
por  apreciar en la boca 
aunque me vaya la vida en ello,
el aliento de un deseo.



Tan cerquita del sentido
en el runrún de un gemido,
que es callar las demás cosas
para percibir cada onda 
al tacto bajo las ropas..
y en las yemas de los dedos,
la cadencia de tu cuerpo.


©Encarni Mejides

Bastó un segundo...



Bastó un segundo...



Uno sólo de tantos de ese tiempo
para que bajo aquellos pies cansados..
de repente se detuviera el mundo,
el cruze de una mirada perdida
y atrapada en los párpados del día
para anhelar quizá toda la vida
haber sido el sueño desnudo..
de ese estanque cristalino,su ondina,
la primavera entre las manos
de un otoño del verdor despojado..
que sin embargo poseía intacto..
el encanto de sus secretos.




Uno sólo,un efímero momento
que el viento transitará por mi lado
con su cántico de susurros ,
el leve roce de la dicha
para despertar la sonrisa..
en está mujer de una niña
escondida en el último reducto
donde salvaguardó su fantasía,
bastó un segundo,un latido alocado
para viajar siempre al pasado
a ese sitio,el bosque encantado..
de las mariposas del pecho.


©Encarni Mejides